Drogas y alcohol y la gente joven

De una plática dada por Tim Jackins a un grupo de gente joven en enero de 2003.

El uso de drogas y de alcohol causa una gran preocupación entre la gente mayor como nosotros, una gran preocupación en cuanto a la generación más joven.

Las adicciones son patrones. Podemos ser adictos a muchas cosas. En la cultura de los Estados Unidos, a lo que comúnmente se le llama adicciones es a los químicos, pero en RC sabemos que todos los patrones son adictivos. Algunos patrones nos tienen fascinados – queremos hacer algo una y otra vez. Muchos otros patrones nos vuelven adictos a no hacer cosas. ¿Cuáles de tus patrones te hacen sentir asustado para hacer algo – o demasiado desconcierto, demasiada vergüenza, demasiada humillación para hacerlo?

Una adicción común es la comida. “No puedo lograr estudiar. ¿Dónde esta la comida? Para algunos de nosotros, la televisión se vuelve una adicción. No queremos irnos a la cama. Nos sentimos demasiado solitarios. Las pesadillas nos esperan. Nos sentamos y vemos cosas vacías o problemáticas por horas, tratando de mantenernos despiertos. Nos volvemos adictos. El patrón nos empuja a actuarlo, a continuar repitiéndolo una y otra vez. Algunas personas se fascinan con películas de horror. Van a ver una, se asustan, y luego no duermen por una semana, pero en cuanto sale la siguiente película de horror, van a verla. No les hace ningún bien, pero no pueden pensar en ello. Hay un impulso empatronado hacia ello.

Las adicciones químicas son así. La adicción a las drogas claramente no permite que funcionemos mejor, pero pareciera que no podemos resistirnos a ella. Algunas drogas causan adicción, muy rápidamente. Con la heroína, solo una o dos experiencias con ella puede instalar el patrón.

Las adicciones pueden empujarnos dentro y darnos la ilusión de que la vida es mejor mientras estamos atraídos por ellas. Esa ilusión pasa a ser parte del patrón. Los patrones pueden ser extremadamente creíbles en la confusión de la herida. Podemos cree en ellas por mucho tiempo, mientras todos alrededor de nosotros nos observan y saben que es incorrecto. Otra gente nos ve siendo irracionales y ve nuestra vida desmoronarse.

En la sociedad de los Estados Unidos, en donde se mantiene a la gente trabajando para mantener funcionando la sociedad, las drogas son alentadas hasta cierto punto. Si una sustancia mantiene a la gente lo suficientemente perdida que no se opone a la sociedad, pero lo suficientemente funcional para que haga su trabajo, esta bien. La cerveza y otras formas del alcohol son toleradas debido a que la mayoría de la gente no se queda tan fuertemente enganchada que no pueda trabajar. Algunas personas si se quedan enganchadas con las drogas, y entonces son encarceladas, o se mueren de una sobredosis. Las drogas que más rápidamente inhabilitan se vuelven ilegales, pero no se eliminan. Las mantienen lo suficientemente escasas para que alguien pueda obtener grandes ganancias de ellas, y para que mucha gente no se quede enganchada.

Nuestra sociedad opresiva pone grandes presiones en la gente joven para experimentar, en nombre de la “libertad”. ¿Qué eres libre para hacer? Bueno, en nuestra sociedad tú eres libre de tomar drogas y tener sexo. No eres libre de tener el trabajo o la vida que quieres. No eres apoyado para enfrentar abiertamente aspectos importantes, debatirlos públicamente, y moverte para cambiar las cosas. (Un reto demasiado ruidoso a las irracionalidades de la sociedad siempre atrae la hostilidad de la sociedad.) Pero puedes tener sexo con quien está de acuerdo en tenerlo contigo, y puedes tomar cualquier droga que puedas solventar si eres lo suficientemente discreto para obtenerla.

Las drogas adictivas no ayudan a la gente a tener mejores vidas, pero puedes entender cómo la gente en una sociedad opresiva es jalada y mal llevada a creer que sí. Tu puedes entender porque algunas personas que hacen un trabajo muy pesado, por largas horas cada día, se van a presentar después en una cantina para tomarse algunas cervezas para tratar de anestesiar lo mal que se siente. No es bueno para ellos, pero puedes entender cómo ocurre y cómo pueden volverse adictos a ello. Es entendible el que la gente quiera escapar de lo mal que sus angustias los hacen sentir, especialmente cuando no tienen la oportunidad de desahogarlas. Buscamos maneras para no sentir cómo fuimos lastimados, y eso es lo que las drogas nos prometen, de alguna manera. Mucha gente joven está buscando vidas que sean diferentes a lo que la sociedad les ofrece. Puede uno entender su respuesta cuando las drogas son colocadas en frente de ellos como una forma de salir. Muchos que se revelan de la sociedad son jalados hacia esto.

Al utilizar drogas, no solo tenemos la ilusión de sentirnos mejor. Las drogas también instalan grabaciones angustiosas que pueden ser confusas y dar miedo, aunque la grabación diga que fue una gran experiencia. Hemos pasado toda nuestra vida tratando de entender el mundo, tratando de formarnos una idea del universo, y de repente, GULP, todo es un poco diferente, o verdaderamente diferente. Las drogas nos confunden sobre la realidad y de lo que queremos. El utilizarlas no lleva a ningún lado a nadie.

Es una lucha muy pesada una vez que somos adictos. Esa es otra parte difícil de experimentar. Podemos quedarnos enganchados, y luego es difícil liberarnos de ella. Estas adicciones tienen un químico que incita y hace difícil que podamos alejar en las sesiones la añoranza por ellas. Alguna gente aquí todavía añora las sustancias a las que ha renunciado. La añoranza no se va fácilmente. Se dejan de tomar las drogas en parte por decisión. 

Las drogas y el alcohol no hacen otra cosa mas que poner grabaciones angustiosas en nuestras mentes. Dentro de RC, estamos seguros de esto. Así que por ejemplo, si vas a ser un maestro de RC, se te pide que estés listo para ponerte en contra del alcohol y de otras drogas. Si no puedes, entonces no puedes dar una perspectiva suficientemente clara a la otra gente.

Muchas de las cosas de la vida ponen angustias que necesitamos desahogar. Aunque las adicciones se desahogarán, necesitamos pensar cuidadosamente en añadirlas a la carga que ya llevamos.

La mayor parte de los adultos en este cuarto han probado varias substancias. Ustedes conocen a esta gente, ustedes saben lo bueno e inteligente que son. Fueron empujados a hacer esto, buscando una manera de salir de las opresiones de la sociedad. No funcionó, y lucharon a través de ello (aunque todavía no han desahogado todas las angustias de ello). En algún punto, se han dado cuenta que sus vidas se estaban volviendo un poco raras, y querían más de la vida que lo que estas substancias podían darles. Estoy seguro que algunos errecianos todavía consumen alcohol u otras drogas – tienen esta lucha y están todavía peleando para salir de ahí. Hay mucha presión en algunos círculos, de utilizar drogas y alcohol. El mensaje es que la única manera para que la gente pueda hacer de lado a las angustias por el momento es el beber o drogarse, anestesiados tan anestesiados que no se sientan mal por lo que han pasado. Te enfrentas a esta presión, y tienes que tomar tus propias decisiones. Tienes que pelear tus propias angustias, contar tus propias historias, hablar de todas las presiones en ti.

Queremos que sepas lo que hemos descifrado sobre esto en RC. Queremos que entiendas el impulso de consumir drogas, y que aunque el consumirlas no es lo peor que puedas hacer, no te va a ayudar a salir de ningún lado. Sabemos que podemos mover angustias y patrones a través de co-escucha, para no tener que recurrir al escape ilusorio del alcohol y las drogas.

Present Time No.133 (Vol.35 No 4) October 2003, pp. 7-8.
“Drugs and Alcohol and Young People” 
Traducido por Laura Donnadieu, México, Noviembre 2003

 


Last modified: 2017-05-06 23:35:41-07