Sueño

A partir de charlas de Tim Jackins[1] en el Taller de Líderes de Inglaterra y Taller de Personas de Referencia de la Costa Oeste de Norteamérica, 2012

El sueño es algo sobre lo que todo el mundo habla pero no recuerda tratarlo en sus sesiones de Co-escucha. Cada mañana en un taller oyes a cuarenta personas preguntar, “¿Cómo has dormido? ¿Qué tal la noche?” Entonces la gente describe su comportamiento habitual nocturno. La desesperación lleva a unas pocas personas a trabajar sobre el sueño, las cosas se ponen lo suficientemente feas como para tener que hacerlo, pero la mayoría de nosotras simplemente seguimos así - nos quejamos ligeramente cada mañana pero no hacemos nada al respecto.

HERIDAS TEMPRANAS

Sospecho que hay una gran cantidad de angustias que dificultan nuestro sueño y descanso. Yo personalmente odio despertar a un bebé. Lo odio. Siempre encuentro razones para no hacerlo. Siempre evito que la gente lo haga, pero no porque crea que despertar a un bebé es siempre malo o algo que se puede evitar. Mi reacción me da una pista de lo que me pasó a mí.

Como niñas y niños, nuestro sueño no estaba bajo nuestro control. No dormíamos como queríamos, de la manera en que nuestros cuerpos lo estaban intentando. Formábamos parte del horario de otra persona. Y normalmente no hemos tenido una oportunidad para experimentar y averiguar lo que realmente necesitábamos.

En nuestras familias nos despertaban de acuerdo con cualquier programa que determinara las cosas- habitualmente el trabajo. Luego íbamos al colegio. Mi nieto está en el jardín de infancia ahora. El autobús lo recoge a las 7.15 cada mañana, pase lo que pase. También tenemos angustias sobre irnos a la cama por la noche - sentimos que nos vamos a perder algo, nos han mandado que nos vayamos a la cama por motivos de otras personas.

Todavía tenemos confusión al respecto. Todavía nos sentimos como si no quisiéramos levantarnos, como si no quisiéramos ir a dormir, o como que no podemos descansar lo suficiente. Puede que pensemos que con tal de dormir una hora más, o de tener una semana más de vacaciones, algo grande se resolvería. Ayudaría, pero no lo solucionaría. Hay alguna serie de angustias, ampliamente extendidas entre nosotras y nosotros, que nos impide recuperarnos totalmente por la noche.

Quizás pudiéramos sentir que hemos descansado. Quizás pudiéramos resolver como cuidarnos en este aspecto, también, para que de esta forma pudiéramos disfrutar del sueño, conseguir el suficiente, y ser capaces de despertarnos sin que alguien o algo que nos obligue a ello. Quizás pudiéramos relajarnos, darnos cuenta de cuando estamos lo suficientemente cansadas y cansados, e irnos a dormir en ese momento. Sería un gran cambio en la mayoría de nuestras vidas.

Hagamos una mini-sesión de seis minutos por persona. Hablad sobre vuestros recuerdos de la infancia sobre el sueño y las pequeñas líneas de pensamiento que surgen de ahí.

LA FUNCIÓN DEL SUEÑO Y LOS SUEÑOS

Parece que el sueño es un momento en el que nuestras mentes pueden ponerse al día con la información que hemos recibido mientras estábamos despiertos, despiertas. Intentamos cortar toda nueva información entrante: la temperatura ajustada a un nivel confortable, minimizar los impulsos nerviosos con sábanas suaves o mantas amorosas, amortiguar todo- no tener ningún sonido, o si no sólo un sonido al que te puedes acostumbrar (si el sonido es lo suficientemente repetitivo, sabemos que no tenemos que prestarle atención). Entonces aparentemente nuestras mentes empiezan a repasar la información. Reconsideran toda la información que llegó durante el día, le sacan sentido lo mejor posible, y lo archivan.

Es importante conseguir dormir. Si no tenemos la oportunidad de dormir, nos quedamos detrás. Hay algunos estudios interesantes en los cuales se les pagaba a la gente cantidades crecientes de dinero por permanecer despierta, y llegado un cierto punto no había suficiente dinero -simplemente tenían que irse a dormir. Has tenido momentos que se acercan a eso. Estás ahí sentada, sentado y tu mente se va - empiezas a hablar el sueño en alto, dices cosas que no tienen sentido. Probablemente has hecho esto en sesiones - espero que como participante. (Risas) Dormir es vital para nuestras mentes. Parece ser que si dormimos lo suficiente, nuestras mentes revisan la nueva información del día y pasan después hacia la siguiente cosa que corresponda intentar comprender, que son nuestros incidentes angustiosos.

Eso es aparentemente de donde vienen todos nuestros sueños. Nuestras mentes empiezan a mirar a la angustia - y no solo a una grabación angustiosa. Podemos ver como nuestras angustias están organizadas, y como se ensartan, no solo haciendo sesiones sobre ellas sino observando nuestros sueños. Tenemos a la Tía Marta, un viejo triciclo, y Mickey Mouse,[2] y no hay una conexión aparente. No pertenecen a los mismos acontecimientos, pero aparecen enganchados entre sí de alguna forma.

A medida que soñamos, una parte cada vez mayor de nuestra mente se implica en encontrar sentido a las angustias. Nuestros ojos empiezan a moverse como si estuvieran viendo el sueño. Puede ser que hayas dormido cerca de alguien que se involucró bastante en sus sueños. A menudo los niños y las niñas hacen eso y empiezan a moverse muchísimo. Un niño que conozco levantaba los dos pies y golpeaba hacia abajo. Lo hacía repetidamente, no solo una noche. Llegué a saber cuándo estaba luchando con ciertas angustias, luchando las mismas luchas.

Todas las personas soñamos. Soñamos cada noche. Soñamos cada vez que tenemos suficiente espacio para ello. Esto parece ser muy importante, especialmente si no tenemos acceso al desahogo. Parece que apunta en la dirección del proceso de desahogo. Algunas personas también desahogamos cuando dormimos. Lloramos y temblamos. Hacemos lo que podemos, dada la supresión de desahogo.

No solo soñamos cada noche, sino que puede que tengamos ciertos sueños repetidamente. Hay sueños que tuvimos de pequeñas que todavía recordamos. Nuestros sueños siempre tienen significado, y siempre están conectados con nuestras angustias. Son buenas señales que apuntan a lo que necesitamos trabajar en las sesiones y desahogar. Siempre es útil contar nuestros sueños.

Hay tres o cuatro sueños que recuerdo tener repetidamente. En uno de ellos me siento como si estuviera despierto pero apenas me puedo mover. Hay una urgencia por hacer algo, y apenas si puedo moverme. Es un sueño maravilloso. (Risas) Solía pensar que correspondía con un incidente de anestesia general. Entonces recordé un momento cuando yo tenía cuatro años y me extirpaban el apéndice en el hospital. Fue bien. Después dijeron, “ Si no puedes dormir, llama al timbre y la enfermera vendrá a ayudarte.” Así que llamé. La enfermera vino y me puso una inyección. No volví a llamar al timbre. Supongo que el sueño está basado en esa inyección.

Hagamos otra mini-sesión. ¿Cuáles son los sueños que no puedes olvidar?

HACIENDO SESIONES SOBRE EL DORMIR Y LOS SUEÑOS

Creo que la mayor parte de lo que describimos como “soñoliento” corresponde con la sensación grogui o aturdida cuando nos arrastra la re- estimulación. Es como la sensación que tienes cuando te despiertan antes de tiempo.

A menudo, después de una sesión de desahogo profundo, una pequeña siesta hace que el mundo parezca mucho más brillante. Creo que la siesta le da a nuestras mentes la posibilidad de dirigir la atención a la información que se hizo disponible porque desahogamos.

El tono de nuestros sueños cambia según vamos trabajando las angustias que están conectadas con ellos. El mejor ejemplo que tengo es de allá por el principio de los años setenta. Había empezado una comunidad de RC en 1970 en la zona de la Bahía de San Francisco (California, EEUU). Tenía seis clases por semana en funcionamiento así que tenía suficiente gente para el primer taller allí. Había solo dos personas liderando los talleres en aquel momento: mi padre[3] y Mary McCabe.[4] Había organizado de tal modo que viniera Mary. Entonces mi padre tuvo un ataque al corazón una semana y media antes del taller, y no tenía sentido que Mary viniera; tenía que estar en Seattle. Así que yo tenía que liderar el taller. Yo había estado dando clases de RC durante tres años como uno de los primeros profesores fuera de Seattle. Los sueños que tenía eran de lucha, tormento, pelea. Trabajé sobre ellos en mis sesiones una y otra vez. En el sueño de la noche antes del taller, yo luchaba con veinte personas e iba ganando. El tono cambió ese poquito justo antes del taller porque había desahogado lo suficiente.

Algunas personas necesitamos perseguir el terror que supone sentir que dormirse es demasiado peligroso. Algunas personas que han tenido serios problemas para dormir, se han organizado para que sus mejores Co-Escuchas durmiesen con ellas toda una noche, una persona a cada lado. Eso es útil, porque el momento en el que una persona se despierta en medio de la angustia es a menudo cuando mejor puede desahogarla, pero sin nadie allí puede sentirse demasiado solo o sola.

Algunas veces una sesión telefónica es suficiente, pero si se trata de una angustia profunda, la gente necesita de alguien en quien apoyarse, necesitan sentir alguien vivo y cercano- alguien que le conoce y se preocupa por ella.

Algunas personas pueden trabajar sobre la cuestión del dormir y luego relajarse y descansar realmente. Descansar con alguien que esté haciendo guardia puede ser útil también: “Me responsabilizaré completamente de todo lo que suceda en el mundo a tu alrededor; no tienes que mantenerte alerta. Es mi responsabilidad. La tomo por el resto de la hora.” La idea es que quizás, finalmente, hay un lugar lo suficientemente seguro como para no tener que mantenernos alerta.

Por supuesto, tenemos que observar de donde viene la tensión. ¿Cuánto tiempo ha sido así? ¿Dónde empezó? ¿Qué estaba pasando cuando empezó? ¿Cuál ha sido el mayor problema al que nos ha llevado?

Mientras tanto, podemos hacer una mini-sesión antes de ir a dormir y tener a alguien que nos arrope- incluso por teléfono. En algunas familias los padres, las madres van y arropan a los niños, a las niñas en la cama y les dicen algo que les conforten o tranquilicen (“Te veré por la mañana”).

Traducido por Maria Donostia
Eusakal Herria


[1] Tim Jackins es la Persona de Referencia Internacional para las Comunidades de RC.
[2] Mickey Mouse es un personaje de dibujos animados.
[3] Harvey Jackins, fundador y primera Persona de Referencia Internacional para las Comunidades de RC.
[4] Mary McCabe fue una persona importante en el desarrollo inicial de RC.


Last modified: 2017-05-06 23:35:41-07