Trabajando sobre el aborto

En los últimos dos talleres que he liderado, he abordado el tema del aborto para estimular el trabajo sobre los retos enfrentados por las mujeres en el mundo contemporáneo. (En los Estados Unidos el derecho legal de terminar el embarazo, ganado a principios de los 70 ha sido criticado severamente).

En Co-Escucha trabajamos más profundamente sobre el aborto en los 70 y 80. Hace un tiempo desarrollamos una “política” congruente con RC[1]:

1)        La “necesidad” de abortar ha sido creada por una sociedad opresora y sexista en la cual las mujeres somos penalizadas por nuestras capacidades reproductivas.

2)        Nuestra meta a largo plazo es crear una sociedad no sexista en la cual el aborto no sea necesario (aunque las mujeres seguirían pudiendo decidir abortar en situaciones excepcionales).

3)        Dado que en una sociedad sexista las vidas de las mujeres están determinadas severamente por la forma en la que abordan el hecho de la reproducción, las mujeres tenemos el derecho de escoger el “menor” de dos males, lo cual puede significar ponerle fin al embarazo. 

4)        Este “derecho”, sin embargo, no debe ser defendido negando que el feto es una vida humana.

5)        Todas las mujeres tenemos mucho dolor por desahogar con respecto al aborto y otras decisiones reproductivas. Esto es cierto en el caso de mujeres que han terminado embarazos, así como también en el de aquéllas que no lo han hecho pero tampoco han tenido mucha opción. 

Durante los talleres he organizado paneles con mujeres que han dado sus hijos en adopción, mujeres que abortaron antes de que el aborto fuera legal, mujeres que han tenido abortos legalmente en clínicas pero que han sido presionadas, mujeres que eran solteras cuando abortaron, mujeres que estaban casadas cuando abortaron, mujeres negras, mujeres blancas, mujeres de todas las clases económicas, mujeres que han tenido más de un aborto y mujeres que no creen en el derecho de elegir abortar.

Me he dado cuenta de que, además de trabajar sobre el aborto, las mujeres necesitamos tratar los sentimientos que nos generan el control de la natalidad (pocas mujeres han trabajado realmente en lo que les genera este control y para muchas es problemático siquiera pensar en ello), la opresión internalizada por las mujeres (juicios de valor y demás), las relaciones sexuales con hombres y la manera en que los hombres abordan el embarazo y el aborto.

Haber trabajado sobre el aborto y sobre temas relacionados me ha hecho pensar en la necesidad que tenemos las mujeres en Co-escucha de desahogar los sentimientos de vergüenza que nos hayan impedido trabajar sobre el aborto. (Probablemente, esta vergüenza ha sido restimulada por los ataques de los que el aborto ha sido objeto en las últimas décadas.) Además me he puesto a pensar acerca de las diferentes actitudes expresadas por diferentes clases sociales; por ejemplo, cómo las mujeres de clase media y alta parecen a primera vista “creer” más en el “derecho a elegir”. He notado también que algunas mujeres tienen grabaciones que les impiden siquiera considerar la terminación del embarazo, en tanto que otras tienen grabaciones que les impiden considerar la no terminación de este.  

Durante el último taller que lideré, me causaron impresión algunas de las actitudes hacia el aborto exhibidas por mujeres de edad universitaria. Estas jóvenes parecen haber separado en sus mentes el concepto de reproducción y el de actividad sexual heterosexual –separación que parece dejarlas desconectadas de su feminidad y del valor de las capacidades reproductivas femeninas y no completamente conscientes de las dificultades que implican el sexismo y la reproducción. ¿Es esto cierto? ¿Les ha pasado esto a las mujeres de esta generación- así como también a algunas mujeres mayores?

Yo apoyo totalmente, en el estado de cosas actual, el derecho de la mujer a decidir terminar un embarazo. Sin embargo, soy consciente de las angustias que no se han enfrentado en esta área, esto debido a la falta de desahogo y a la ausencia de un programa más completo para terminar el sexismo.

Me gustaría que todas nosotras y nosotros trabajáramos sobre el aborto y sobre temas relacionados. También me gustaría escuchar las ideas que salen de todo esto. Preferiría que esto no se volviera un debate sobre nuestra política. Nuestra política es buena, hemos trabajado muy duro para desarrollarla. Usémosla para hacer este trabajo.

¿Cuál es el trabajo que has hecho, qué has empezado a hacer y cuál es el trabajo que estás dispuesta/o a hacer con otras mujeres en Co-escucha en el futuro?

Diane Balser
Persona de Referencia Internacional para las Mujeres
Cambridge, Massachusetts, USA.
Working on Abortion, Present Time 144, page 45


[1]RC son las iniciales de Re-evaluation Counseling, forma en que se conoce el Proceso de Reevaluación en inglés.


Last modified: 2017-05-06 23:35:41-07