El rol de testigo de la opresión

De una charla de Tim Jackins, en un pequeño taller para gente blanca sobre la eliminación del racismo, durante el verano del 2004

Al ser maltratada/o, lo que queda grabado en la grabación de angustia es todo lo que estaba sucediendo. Esto incluye el rol que desempeñaras durante el incidente, así como todo aquello que la persona en el rol opresor estuviese llevando a cabo. Ahora tienes todo eso en tu grabación angustiosa.

Si alguna vez fuiste maltratado-a o si fuiste testigo de cómo otra persona lo era, entonces has interiorizado todo lo que estuviese sucediendo en aquel momento –no sólo lo que sentiste (podemos identificar esto rápidamente; es lo que se ilumina cada vez que nos reestimulamos), sino también todo lo demás que ocurrió. A menudo no nos damos casi cuenta de esto y no entendemos de dónde vienen algunas partes de nuestros sentimientos.

Todo lo que estuviese sucediendo en el momento del daño queda grabado. La parte de la grabación que tú actúes puede variar y depende de la situación. La parte que sientes tiende a ser o el papel de víctima o el papel de testigo impotente. Independientemente de la parte que representes, aún así puedes sentir cualquiera de las dos.

Al reestimularnos, muchos y muchas representamos una parte de la grabación de angustia: la parte impotente y pasiva como testigo. Es útil reconocer esto y tratarlo sencillamente como parte de la grabación instalada. Muchos y muchas quedamos atascados-as en auto-culparnos por tener sentimientos de impotencia y por ser incapaces de actuar, en vez de reconocerlos como parte del patrón. No son un signo de “debilidad del carácter”, sino simplemente parte de la grabación angustiosa. Podemos tomar la decisión de reconocer cada parte de una angustia, recordarla e ir en su contra.

Las grabaciones angustiosas conectadas con la opresión han sido instaladas en todas y todos, por haber sido o víctima de la opresión o testigo de la opresión llevada a cabo. Hemos sido testigo de muchos comportamientos angustiosos durante nuestra infancia. Ayuda que nos lo recuerden, de manera que podamos luchar contra el auto-culparnos por las angustias que tenemos. Auto-culparnos es siempre incorrecto. Caemos en la confusión cada vez que culpamos a alguien por las angustias que tiene, o que nos auto-culpamos por tener angustias.

Muchas y muchos quedamos atascadas-os en el papel de testigo de nuestras grabaciones angustiosas. Esto explica en parte porqué nos sentimos impotentes. Conseguir una imagen más clara de esto puede ayudarnos a poner una palanca debajo de otro ángulo de estas grabaciones angustiosas.

Traducción: Oscar Argumosa (España) y Emilen Castro (País Vasco).
Diciembre del 2004.


Last modified: 2017-05-06 23:35:41-07