Lo que yo aprendí en Durban 1

La cosa más importante con la que yo salí de Durban fue el sentimiento de ser, más que nunca antes, parte de un equipo. Yo también sentí que nuestras relaciones durarían, porque estábamos haciendo algo especial juntos. Hace una diferencia cuando uno ve a las personas cada día—al levantarse, al acostarse, y trabajando juntos. 

Nosotros logramos una buena mirada a la opresión internalizada entre las personas de color. Fue importante que personas de color— provenientes de historias diferentes y de diferentes partes del mundo – estuvieran trabajando juntas. No era fácil, pero de algún modo nosotros supimos como trabajar juntos y como apoyarnos. Si teníamos sentimientos con respecto a alguna persona del grupo, no permitimos que esto nos hiciera dejar de hacer lo que habíamos venido a hacer. Nadie trato de apropiarse de los talleres de los demás o fue displicente con el pensamiento de otra persona.

Nosotros pudimos hacernos una imagen del trabajo que aún necesitamos hacer—en donde nosotros nos hemos conformado con los límites en nuestras relaciones como personas de color en RC y donde necesitamos lograr algo más.

La delegación blanca logró una mejor imagen de como apoyar a las personas de color. Hacer esto no es solamente ser un buen consejero para nosotras o reclutando personas de color en Co-escucha. Es estar dispuesta a quedarse tras bambalinas y permitirle a las personas de color tomar el liderazgo principal en el trabajo para eliminar el racismo. Las personas blancas juegan un papel importante, pero no necesitan tomar el liderazgo principal. Yo sospecho que los y las delegadas blancas de Unidos para Eliminar el Racismo tuvieron que tener muchas sesiones antes, durante, y después de Durban sobre lo que se requiere para que ellas y ellos hagan esto. Yo espero que las personas puedan aprender a modelar esto bien en las clases y los talleres, y que no regresen a acabar el racismo de la misma manera como ya estamos acostumbradas “Todas las clases tienen que ser mitad personas de color.” Ése no es el punto, a menos que las personas blancas apoyen a las personas de color para que ellas ofrezcan su propio pensamiento y lideren.

Nosotros estábamos en la conferencia para apoyar a las personas allí y ofrecerles herramientas de RC como una manera de hacer que sus vidas y su trabajo mejoren. Yo pienso que nosotros aprendimos algo sobre hacer RC pertinente para las activistas. En mi experiencia, muchas activistas se han apartado de Co-escucha porque una persona parece tener que estar en clase todas las semanas, tener una sesión todas las semanas, y atender talleres de fin de semana. Muchas activistas trabajan horas largas y tienen horarios muy ocupados. Ellas no quieren, como ellas lo ven, “mirarse fijamente el ombligo” durante dos horas. Yo pienso que nosotros aprendimos una manera de tratar esto con la gente. Cuando ellos decían algo como, “Ah, entonces usted hace esa cosa introspectiva!” (todas las demás personas en la conferencia estaban trabajando en las políticas o los pasos de acción para ser incluidos en el documento de ONGs)2. Yo aprendí a decir algo como, “Nosotros salimos y trabajamos contra el racismo y luchamos por los derechos de las personas todos los días, y al final del día nosotras estamos afectadas personalmente por estos temas. Ellos afectan nuestras vidas. Todas nosotras merecemos oportunidades para hablar sobre esto y tener a alguien que nos escuche. Nosotras debemos poder hablar sobre nuestros éxitos y sobre lo que es duro para nosotras.” Las personas decían, “Ah, sí!”. Eso tenia sentido para ellas; las activistas que yo me encontré parecían querer eso.

Nosotras también aprendimos a escuchar bien a las personas, incluso cuando discrepamos con ellas. Las personas están ávidas de alguien que esté dispuesto a dejar de actuar como si él o ella supieran mejor que nadie más, como si su pensamiento fuera mejor, de alguien que deje de hablar, y escuche, y haga una conexión real. La mayoría de las activistas pasan el día entero escuchando a otras personas, no pudiendo decir ellas una palabra, trabajan muy duro, y finalmente se acaban.

Las personas en la Conferencia podían desahogar después de recibir una explicación de dos–a cinco-minutos (o aun más corta) sobre Co-escucha. Yo estaba en un panel liderado por Lorenzo García3 en el que él habló brevemente sobre cómo todas las personas en el público tendrían una oportunidad para contar su historia y que las personas podían usar el tiempo como quisieran. ¡Eso fue todo lo que él dijo, y casi todas lloramos! Su atención, y la atención de las personas en el auditorio, eran así de buenas. Las personas estaban desesperadas por tener una oportunidad de salirse de la lucha por unos minutos y hacer conexiones reales y compartir con las personas. La gente decía, “Esto es lo que yo esperaba.” 

Yo entendí más claramente que el trabajo de Unidos para Eliminar el Racismo no es para reclutar a todo el mundo en clases fundamentales de RC. Es para hacer llegar la idea, al mayor número de personas, que el racismo es una opresión horrible, pero que hay una manera de sanarse de él, y que nosotros somos prueba viviente de eso. Es para lograr que la información llegue lo más lejos posible y dejar que las personas decidan por ellas mismas lo que ellas quieran hacer con ella. (Nosotros también ofreceremos a las personas que conocimos en Durban la oportunidad de estar en la Comunidad de RC, aun cuando la mayoría de ellas no puedan deducir cómo hacer esto).

Alysia Tate
Chicago, Illinois, EU. 

What I Learned in Durban, Tate, Alysia,
Present Time No. 127 (Vol. 34, No. 2), April 2002, pp. 36-37.
Traducido por Paulina Ospina, Abril del 2002, Colombia.

ESTA TRADUCCIÓN ES UN BORRADOR


1 Durban se refiere a la Conferencia Mundial de las Naciones Unidas en Contra del Racismo, llevado a cabo en Durban, Sur África durante las últimas semanas de agosto y las primeras de septiembre del 2001.
2 OGN quiere decir Organización no gubernamental.
3 Lorenzo García es la Persona De Referencia De Liberación Internacional Para Los Chicanos.


Last modified: 2017-05-06 23:35:41-07