La importancia de las comunidades de RC

Charla de Tim Jackins en la Pre Conferencia Mundial para Sur y Centro América, México y los países hispano-hablantes del Caribe, en Buenos Aires, Argentina, Abril del 2001.

Los que estamos aquí tenemos una imagen clara de lo poderoso que el Proceso de Re-Evaluación y Co-Escucha puede ser. Sabemos que podemos cambiar nuestras vidas. Sabemos que podemos cambiar la vida de quien sea. Podemos cambiar a nuestras familias. Podemos cambiar la forma en que trabajan nuestras ciudades. Tenemos la intención de cambiar la forma en que opera la sociedad (y pienso que lo haremos). 

Para hacer estas cosas tenemos que seguir mejorándonos como escuchas. Cada uno de nosotros tiene que mejorar. Sé que cada año están mejor y pienso que yo también lo estoy.

A lo largo de los años, hemos obtenido un entendimiento de lo que le ayuda a la gente a volverse escuchas cada vez más efectivos. Es muy difícil el mejorar por nosotros mismos. Si tenemos un escucha, podemos tener un buen progreso. Si tenemos cinco, podemos tener un mejor progreso. Si tenemos una Comunidad de unos treinta a nuestro alrededor, podemos tener un progreso excelente. Aún si sólo sesionamos con cinco de ellos, tenemos 30 mentes pensando en cómo hacer que las cosas funcionen, y todos nuestros co-escuchas tienen ese recurso a su alrededor. Una Comunidad nos da acceso a lo que otra gente en RC ha logrado entender.

Tenemos que pensar acerca y discutir sobre cómo construir una Comunidad de RC a nuestro alrededor. Podemos usar ideas de RC y utilizarlas en otros lugares y organizaciones pero esto no reemplaza la necesidad de una Comunidad de RC. Una Comunidad de Co-Escucha es el lugar donde podemos desarrollarnos más. Las Comunidades de RC están dedicadas a entender el Proceso de Co-Escucha. Podemos llevar las herramientas que desarrollamos en nuestras Comunidades hacia otras organizaciones. Pero estas organizaciones no desarrollan estas herramientas porque sus agendas son otras. 

Necesitamos Comunidades de RC. El crecimiento consistente y la efectividad de los escuchas en particular parecen depender del tener una Comunidad a su alrededor. 

Cientos de Comunidades de RC han sido creadas y muchas de estas se han colapsado. Aún no sabemos todo lo que se necesita para construir Comunidades de RC. Sin embargo, es claro que para que a una Comunidad le vaya bien, por lo menos unas pocas personas deben estar dedicadas a construir relaciones en esa Comunidad, y mientras mejores sean estas relaciones, más seguras se sentirán las personas para trabajar sobre cosas difíciles.

Una relación de co-escucha es una relación única. Hemos tratado de definirla cuidadosamente. Lo que no siempre queda claro es que esta relación será una de las más importantes relaciones de nuestras vidas. Hay personas con las cuales yo he sesionado por treinta años. Las quiero con todo el corazón. Sé como son sus vidas. Conozco las angustias con las que luchan, y yo me he dedicado a estar con ellas mientras luchan a través de esas angustias. Podemos importarnos tanto así. Podemos trabajar así de duro por cada uno de nosotros y por la liberación y reemergencia de cada uno. ¿Cómo podemos construir relaciones que sean así de buenas? El simple hecho de tener una sesión generalmente no lo logra. Necesitamos tener muchas sesiones con alguien y además tener gente adicional para sesionar. Necesitamos estar involucrados unos con otros a la manera de RC en una Comunidad.

Sabemos que tenemos que enseñarle a la gente clases de fundamentales. La gente por lo general se queda en estas clases por un periodo de dieciséis semanas, pero para muchos, ese tiempo no es lo suficientemente largo para contradecir treinta, cuarenta o cincuenta años de aislamiento. Una vez que termina la clase y ya no hay clase a la cual asistir la siguiente semana, mucha gente no puede entender que aún les queremos con nosotros, ya que no hemos establecido ninguna otra cosa para que ellos asistan.

En 1970 empecé a construir una Comunidad de RC donde vivo. Enseñé muchas clases. A raíz de ese trabajo surgieron cuatro Regiones con diecisiete Áreas. Para mantener a la gente involucrada, les mantuve en clases de fundamentales por dos años. Le pedí a la gente experimentada que regresara y tomara fundamentales para ayudar a la gente nueva. Pensaron acerca de cómo enseñar sin tener que hacerlo. Sesionaron con gente nueva y tuvieron también nuevos escuchas. (Nunca puedes llegar a tener demasiada gente poniéndote atención sin importar que tan experimentados o no lo son.)

Comencé clases adicionales para la gente que había tomado dos años de fundamentales. En esas clases hablaba de la teoría, con frecuencia de la misma teoría, pero trataba de hablar con más detalle. Escuchaba a cada persona sobre el tema que había impartido, para que todos pudieran ver a los otros trabajando sus angustias. (Tu sabes que tan bien puedes entender a la gente cuando la has visto trabajar en sus propias angustias.) Un número de estas personas que empezaron a principios de los años 70’s aún siguen estando activas en RC. Varias Personas de Referencia de Liberación Internacional provienen de estos comienzos.

Aprendimos algo de estar tanto juntos: Co-Escucha tenía sentido para nosotros de una manera muy profunda.

Una Comunidad trabaja bien y crece cuando es una Comunidad activa. Necesita tener actividades que se estén llevando regularmente a cabo en las que todos puedan formar parte, para que nadie se quede teniendo sesiones únicamente. Pueden tener una reunión una vez al mes, invitar a todos a que asistan, tener listas a las parejas de co-escuchas y preguntarle a cada persona como le va a su co-escucha (en qué le ha ido bien y en qué parte está el o ella confundido/ a). Poder hablar de las sesiones con otros escuchando les permitirá a las personas entender muchas cosas.

Nos topamos con muchas dificultades cuando construimos Comunidades de RC. Muchos tipos de angustias se interponen en el camino. Algunas de nuestras angustias hacen que no nos agrademos mucho, así que a veces las Comunidades se dividen: mi gente se va conmigo, tu gente se va contigo y todos tienen que escoger bandos. Ese es un error, por supuesto. La gente está sencillamente re-estimulada. La Comunidad no tiene porque escoger bandos. Las dos personas tienen que enfrentar sus angustias, la una de la otra. El escucha más valiente en la Comunidad arregla una sesión de tres (tríada) con las dos personas antagonistas. El o ella junta a las dos personas y hace que trabajen sobre lo que se está interponiendo en su camino para tener una buena relación. Si eso no funciona, le piden ayuda a otra persona. Llamas a tu Persona de Referencia o me envías una nota y yo enviaré a alguien a que les ayude. Tu no permitas que las dificultades se queden ahí atoradas. Son sencillamente angustias y no tienes porque respetarlas.

Las Comunidades funcionan bien cuando encontramos la manera de que la gente se mantenga en contacto una con otra. Mientras más fuertes sean nuestras Comunidades, nuestras sesiones irán mejor. Cuando uno de nosotros sale hacia adelante, pronto los otros también le seguirán. A medida que tengamos más gente a nuestro alrededor, más lejos llegará cada uno de nosotros y más lejos llegaremos todos.

Antes de que nos marchemos mañana, habrá tiempo para que nos sentemos unos con otros por quince o veinte minutos y pensar acerca de lo que a cada uno nos gustaría hacer en nuestra Comunidad. La Comunidad Internacional va a proveer más apoyo que antes. Será más fácil para ustedes el saber que hay otra gente con ustedes. Algunas de las personas de apoyo que vinieron ahora conmigo les llamarán por teléfono ocasionalmente. Les preguntarán como va todo y les ofrecerán una sesión telefónica de quince minutos. Esta es la oportunidad que tienen para hacer preguntas, para decir que tan desesperanzados se sienten, o para confesar que son los únicos co-escuchas que quedan en un radio de quinientos kilómetros — y que todos los demás se fueron corriendo. (En muchos lugares la Comunidad de RC ha fallado dos o tres veces pero ahora tienen una Comunidad grande y fuerte.) El que no sepamos todo y el que cometamos errores no significa que debamos detenernos. Puede significar que debamos tener algunas sesiones antes de comenzar de nuevo. Tienen buenas mentes y pueden entender como hacer que las cosas funcionen. Siempre pueden escribirme sus preguntas. 

Nuestro trabajo es el de construir relaciones cercanas y el de asegurarnos que cada uno tiene un lugar donde ir en nuestras Comunidades, sin una larga pausa. Necesitamos asegurarnos de que la gente no se queda sola, que hay una clase a la que pueden ir o una reunión cada mes donde pueden participar. De esta manera, la Comunidad funciona como una Comunidad de todos — no sólo con unas cuantas personas en clases y un montón de gente en la periferia.

Nuestras angustias son tales que si estamos demasiado separados, nos olvidamos que a alguien le importamos. Si estamos por nuestra cuenta por mucho tiempo, con frecuencia no sabemos como regresar — estamos tan acostumbrados a estar aislados. Tenemos que recordar eso a medida que construyamos nuestras Comunidades. Es muy fácil sentirse irritado cuando alguien no regresa, pero tenemos que recordar que hay una razón por la que la gente no regresa, y tenemos que averiguar qué podemos hacer para hacérselo posible a ellos. La gente nunca quiere irse en realidad, pero con frecuencia no puede resolver como quedarse porque se re-estimula. Se molestan con una persona, o se re-estimulan con la sesión de alguien, o algo duro sucede en sus vidas y no pueden recordar nada. No queremos dejar a la gente sola durante esos momentos, aunque actúen como si quisieran estar solas.

Co-escuchas con experiencia pueden hacer un acuerdo entre ellos. Yo tengo este acuerdo con unas pocas personas. Hace muchos años les dije que nunca quería dejar el proyecto de RC, pase lo que pase, y que si alguna vez llegara a estar tan re-estimulado que me hiciera alejarme, ellos tenían que prometer venir tras de mi — aunque yo les dijera lo contrario o aunque me enojara con ellos y les lanzara cosas. Ellos no deben creerle a la angustia con la que esté atorado. Les puedo decir ahora que no quiero quedarme allí atorado, pero si llegase a suceder, no sabré como salir de allí por mí mismo. Ellos han hecho el compromiso de no darse por vencidos conmigo y de seguir viniendo tras de mi, y yo he prometido hacer lo mismo por ellos. Nos podemos comprometer unos con otros, sin importar lo que nuestras angustias nos hagan hacer en determinado momento. Todos nos re-estimulamos, hacemos cosas extrañas y la mayoría de ellas involucran el hacer a la gente a un lado.

Tenemos que estar más comprometidos unos con otros en lugar de estar listos a alejarnos cuando alguien esté en problemas. Cuando llegamos a este punto de compromiso dentro de una Comunidad, las cosas se solidifican. Empezamos a pensar más claramente unos sobre otros y de cómo podemos ayudarnos a luchar y salir de nuestras angustias. Vamos a sesiones con la intención de escuchar a las personas a través de sus angustias, que significa mucho más que sentarse a oírles. Significa el estar a su lado en sus luchas.

“The Importance of RC Communities,” Tim Jackins
Present Time No. 124 (Vol. 33 No.3), July 2001, pp. 41-42
Traducido por Yuriria Blanco Castillo, Septiembre 2001, México

ESTA TRADUCCIÓN ES UN BORRADOR


Last modified: 2017-05-06 23:35:41-07