Personas adultas jóvenes

Mi nombre es Anna van Heeswijk, y soy la Persona de Referencia Internacional para las Personas Adultas Jóvenes. Nosotras las personas adultas jóvenes somos parte de todos los grupos, excepto de las personas jóvenes y las personas mayores, así que lo específico de nuestras vidas varía mucho dependiendo de los grupos de los que formamos parte. Lo que tenemos en común es que nos enfrentamos a la opresión de las personas adultas jóvenes.

Entonces, ¿qué es la opresión de las personas adultas jóvenes, y cuál es su propósito?

Cuando nos convertimos en personas adultas jóvenes, se nos libera de la dureza de la opresión de la gente joven y se nos da control sobre nuestras vidas y se nos reconoce el poder por primera vez. A pesar de que todavía acarreamos heridas sin desahogar de la opresión de las personas jóvenes, lo cual puede hacernos dudar de nuestro poder y habilidad, no hemos sido todavía forzadas a encajar en la sociedad adulta y a conformarnos y aceptar las cosas tal y como están.

Las cosas son todavía nuevas para nosotras. Estamos tomando nuevas decisiones, probando nuevas cosas, y haciéndonos una idea de qué queremos para nuestras vidas y el mundo. Y todavía recordamos la importancia de las relaciones y de no hacer las cosas por nuestra cuenta. Eso nos convierte en una fuerza potencialmente peligrosa en una sociedad opresiva.

La opresión de las personas adultas jóvenes existe para asegurar que no usemos nuestro poder para cambiar el mundo. ¿Y cómo lo consigue?

El sistema llega a nosotras fuerte y rápido, re/estimulando sistemáticamente nuestros miedos tempranos para sobrevivir, diciéndonos constantemente que no hay suficientes trabajos, que no todas las personas tienen éxito, que no hay red de seguridad, y que nuestro futuro depende de que nos conformemos con lo que se espera de nosotras y que no digamos lo que pensamos.

Esto nos predispone a estar en competición entre nosotras y nos deja vulnerables para actuar nuestros roles opresivos y para usar cualquier privilegio que tengamos para intentar adelantarnos. Nos aísla y nos hace creer que no podemos co-escucharnos entre nosotras y que debemos aprender a funcionar por nuestra cuenta para sobrevivir como adultas “apropiadas”. Y sistemáticamente nos divide entre nosotras siguiendo las barreras de la opresión. Esto es a lo que nos enfrentamos como personas adultas jóvenes, y lo que tenemos que desahogar para unirnos y ser las líderes revolucionarias que la sociedad opresiva teme que seamos.

Necesitamos las herramientas de la RC, y esto significa que necesitamos ser centrales en el crecimiento y florecimiento de las comunidades de RC. En este momento las Comunidades de RC están dominadas por personas adultas mayores. Como personas adultas jóvenes conseguimos desafiar nuestra opresión internalizada que nos puede hacer sentir menos capaces o inteligentes y que nos hace confiar en que las personas adultas mayores tomen el liderazgo.

Conseguimos estar en el centro. Conseguimos tomar el liderazgo. Las personas adultas mayores consiguen recordar lo brillantes que somos y nos apoyan en esto, lo que no significa que claudiquen en su propio liderazgo o en tener grandes vidas. Necesitamos asegurarnos de que es posible tener grandes vidas y no dar por perdidos nuestros sueños, tengamos la edad que tengamos; que no es sólo en esta edad en concreto cuando vamos a por todo, que es durante toda nuestra vida y que es algo para hacer juntas. La liberación de las personas adultas jóvenes significa acabar con todas las opresiones y no conformarse con nada menos que con tener el mundo exactamente como queremos que sea.

Anna van Heeswijk
Londres, Inglaterra

Traducido por María Alonso
Donostia, Euskal Herria,
Basque Country


Last modified: 2017-05-06 23:35:41-07